El surgimiento del nuevo ecosistema de la movilidad urbana

La habilidad de movernos por las ciudades todos los días nos permite acceder a servicios, oportunidades y llegar a aquellos lugares y personas que son importantes para nosotros. Sin embargo, el transporte, tal como lo conocemos, tiene un alto costo, ya que también trae consigo una serie de efectos negativos. Por nombrar algunos:

Sin embargo, podríamos estar próximamente ante un panorama diferente en las ciudades. El statu quo del transporte urbano está cambiando, y está cambiando frente a nuestros ojos. Con el rápido desarrollo de soluciones tecnológicas en los últimos años, estamos presenciando el surgimiento de un nuevo ecosistema de soluciones de movilidad urbana que pueden ser más eficientes, limpias y sostenibles. Estas incluyen, entre otras, la Movilidad como servicio vehículos eléctricos y vehículos autónomos.

 

Tres soluciones innovadoras que darán forma al futuro de la movilidad urbana:

 

  • Movilidad como Servicio

La integración de dispositivos móviles inteligentes como parte de nuestra vida diaria y el consiguiente crecimiento exponencial de la producción de datos que nos rodea (Big Data) están teniendo un profundo impacto en las vidas de los ciudadanos en muchos sectores. Con respecto a la movilidad, está impulsando la creación de la Movilidad como servicio (MaaS por sus siglas en ingles), nuevas plataformas que se presentan como una alternativa al transporte que se ha utilizado en el pasado, basado en la provisión de servicios bajo demanda.

La Movilidad como servicio es conocida como el “Netflix” de la movilidad, ya que proporciona servicios de transporte bajo demanda en un sistema interconectado en el que los vehículos están conectados a una plataforma, ofreciendo incluso la posibilidad de ser compartidos entre usuarios. Debido a esta condición, se pueden evitar problemas diarios como el estacionamiento y la espera de transporte público, pues los usuarios pueden usar automóviles, bicicletas y patinetes y dejarlos según sus necesidades. A medida que aumente el número de plataformas de Movilidad como servicio que se ofrecen en el mercado (se espera que el sector valga más de un billón de euros para 2030), su impacto en las tendencias de transporte establecidas aumentará, transformando aspectos como la propiedad privada de vehículos y el espacio urbano destinado a espacios de estacionamiento. Además, la integración en una misma plataforma de soluciones generadas por el sector privado con el transporte público podría redefinir la movilidad urbana intermodal. Por otro lado, la Movilidad como servicio está planteando nuevos desafíos para los gobiernos locales, los cuales están regulando cada vez más este sector en rápida evolución. Es por ello que la colaboración entre los diferentes niveles de gobierno y la buena gobernanza son fundamentales para abordar la privacidad y la protección de datos, como también otros temas relacionados a los servicios de la Movilidad como Servicio.

  • Vehículos eléctricos

La reducción de las emisiones de carbono en todo el mundo es clave para garantizar un futuro sostenible y, por ende, se perfila como una prioridad global. Así, por ejemplo, se necesitan nuevos modelos de energía para el transporte y la electrificación de los vehículos aparece como una alternativa para sistemas de movilidad de bajas emisiones. Aunque todavía representan una pequeña parte del mercado (en la actualidad, el 1% de la flota mundial de automóviles), la venta de vehículos eléctricos en todo el mundo aumentó un 54% en el 2017. Además, la campaña EV 30 @ 30 lanzada por la Iniciativa de Vehículos Eléctricos (EVI por sus siglas en inglés) y con el apoyo de una serie de gobiernos de todo el mundo, apunta al menos al 30 por ciento de las ventas de vehículos eléctricos nuevos para 2030 con el fin de dar cumplimiento a los objetivos acordados en el Acuerdo de París.

La innovación y la tecnología desempeñan un papel importante en este fenómeno, ya que los componentes clave de los vehículos eléctricos, como las baterías, son cada vez más asequibles. Su precio ha disminuido en un 80% desde 2010. A pesar del hecho de que autobuses, camiones, vehículos privados, bicicletas y patinetes se están electrificando rápidamente en todo el mundo, la electrificación de la movilidad representa un nuevo desafío urbano y las ciudades necesitan adaptar tanto su infraestructura como sus políticas urbanas.

  • Vehículos autónomos

A menudo considerada como un escenario a largo plazo, la automatización de los vehículos y la presencia de los autos que conducen por sí mismos son cada vez una realidad más cercana. Con el desarrollo de la tecnología de inteligencia artificial y el big data, los vehículos están alcanzando el nivel de automatización 4 (los vehículos pueden conducir casi todo el tiempo sin ninguna intervención humana) y el nivel 5 (totalmente automatizado). Se espera que la implementación de vehículos autónomos tenga un impacto importante en la vida de las ciudades, haciendo que el transporte sea más seguro y eficiente, liberando alrededor de 50 minutos por día que podrían destinarse a otras actividades. Además, en combinación con la Movilidad como servicio, se predice que los vehículos autónomos tendrán un impacto espacial en nuestras ciudades, por ejemplo, haciendo que los espacios de estacionamiento en edificios y calles sean obsoletos.

Como el futuro sigue siendo incierto, actualmente se están probando vehículos autónomos en muchas ciudades del mundo y se están desarrollando iniciativas para garantizar “políticas más claras y consistentes”. En este proceso, las ciudades están experimentando los desafíos de la implementación, que van desde hacer una infraestructura más inteligente para facilitar y monitorear esta red, así como la creación de regulaciones de privacidad y seguridad para garantizar el uso responsable de los coches autónomos.

El auge de las nuevas tecnologías está introduciendo nuevas soluciones a nuestros sistemas de movilidad urbana, así como nuevos desafíos. A medida que se desarrollan e implementan, las nuevas reglas del juego en términos de regulación y gobierno deben aplicarse en nuestras ciudades para garantizar que estas tecnologías generen beneficios sociales, económicos y ambientales. La innovación y la tecnología en la movilidad, y sus respectivas implicaciones en las ciudades del siglo XXI, serán uno de los temas principales del Congreso SUM Bilbao 19, donde los representantes del sector privado, público y académico mirarán hacia adelante y discutirán la movilidad del futuro.